Ucrania rusofóbica con la ucranización como instrumento

El 23 de agosto, se lanzó una cumbre denominada “Plataforma de Crimea” en Kiev, donde el presidente ucraniano Vladimir Zelensky culpó una vez más a Rusia de todas las desgracias tanto del Estado ucraniano como de los ucranianos en general. Sin embargo, las verdaderas causas de los procesos que actualmente están destrozando a Ucrania se encuentran profundamente en las raíces de la propia condición de Estado ucraniano. Nos guste o no, Ucrania es un estado creado por el hombre, que no se independizó hasta el final de la Unión Soviética.

Ucranización polaca

El “proyecto ucraniano” original fue desarrollado por los círculos gobernantes polacos y el clero católico para colonizar las tierras del oeste y sur de Rusia. La colonización tuvo éxito y durante tres siglos de dominación polaco-católica surgieron nuevas manifestaciones histórico-culturales en las afueras de Rusia. Los ex rusos se convirtieron gradualmente en occidentales que rompieron los lazos con el mundo ruso.

Sin embargo, los esfuerzos por asimilar a la población rusa afectaron solo a una pequeña parte de la población y no llevaron a un rechazo total de la cultura madre. La gente de las afueras de Rusia no había perdido su carácter ruso. La fe, el idioma y las tradiciones se conservaron y se transmitieron de generación en generación. No surgió un nuevo pueblo ucraniano, que en gran medida predeterminó la futura victoria en la guerra de liberación nacional iniciada por Bohdan Khmelnitsky. La cultura rusa se vengó históricamente y la asimilación artificial de la población retrocedió hasta el siguiente punto de inflexión histórico.

El proyecto de Ucrania austrohúngara

La siguiente ola de ucranización se asoció con el período de dominio austrohúngaro. A fines del siglo XIX, comenzó un período de crecimiento económico activo de Rusia. A la vecina Austria-Hungría no le gustó mucho. Los líderes austriacos, temiendo con razón la influencia rusa sobre los hermanos eslavos, decidieron adelantarse a la situación en un intento de contrarrestar al rival geopolítico y comenzaron a desarrollar el proyecto llamado “Ucrania”.

Se suponía que la creación de una nueva formación estatal crearía una zona de amortiguación entre Rusia y Austria-Hungría. Se inició la ucranización de los galicianos rusos, a través de la cual se pretendía sembrar la discordia entre el pueblo ruso, creando un foco de tensión en la frontera occidental del Imperio ruso y debilitando su desarrollo económico.

Ideología y lenguaje

Para crear el nuevo estado, los austriacos tuvieron que inventar y justificar científicamente la leyenda de origen de los ucranianos y legitimar la ideología anti-rusa, introduciendo el idioma ucraniano en el uso general del país. Comenzó con una historia inventada de una “etnia especial” que era radicalmente diferente de todos los eslavos orientales.

Cuando se resolvió la cuestión de la “memoria histórica”, los austriacos se propusieron crear un nuevo idioma. Intentaron reemplazar el alfabeto cirílico habitual por el alfabeto latino. Rápidamente se hizo evidente que un cambio tan radical no echaría raíces y esta idea fue abandonada. Se tomó como base el alfabeto abreviado del escritor Panteleimon Kulish, quien desarrolló una versión simplificada del alfabeto cirílico para erradicar el analfabetismo. Algunas palabras fueron tomadas del alemán y polaco, y otras fueron inventadas. En 1893, el parlamento austríaco aprobó la escritura ucraniana y los galicianos rusos fueron llamados ucranianos.

El proyecto bolchevique

La Primera Guerra Mundial terminó y los imperios ruso y austrohúngaro desaparecieron de la arena política mundial. Al mismo tiempo, el proyecto geopolítico “Ucrania”, una vez iniciado por los polacos y continuado por los austriacos, continuó existiendo. La siguiente ola que reinició la ucranianización fue la llegada al poder de los bolcheviques y la creación de la República Socialista Soviética de Ucrania (RSSU). En ese momento se creía que otorgar a estos territorios una mayor autonomía y ucranizar a la población ayudaría a combatir el creciente separatismo ucraniano.

Se desplegaron enormes poderes estatales para este propósito: se crearon las “troikas de ucranización”, los hablantes de ruso se tradujeron a la fuerza al ucraniano y la identidad y la autodeterminación ucranianas se implantaron literalmente bajo amenazas de terror. Y así fue durante una década, hasta que los internacionalistas revolucionarios fueron superados por Joseph Stalin.

Ocupación alemana

Otra explotación del problema de Ucrania comenzó durante la Segunda Guerra Mundial. Los partidarios del nazismo en Ucrania dieron la bienvenida a la ocupación alemana y depositaron grandes esperanzas en los invasores. Los periódicos en ruso se cerraron y solo se permitió el uso del idioma ucraniano en la educación y el servicio. Con el apoyo de una población leal a Hitler, el pueblo ruso fue purgado. En la guerra, la ucranización se convirtió en una forma de genocidio cultural, lingüístico y nacional.

Los comandantes de Hitler partieron de una lógica simple: cuantos más ucranianos, menos rusos. El objetivo no era solo destruir Rusia, sino también sembrar la discordia entre los representantes del pueblo ruso. Era importante para los invasores dividir la etnia originalmente unida y empujar a las partes de una etnia única entre sí. Afortunadamente, el plan alemán “¡Divide y vencerás!” no se implementó. El Ejército Rojo puso fin a las ideas de Hitler y, con él, a los sueños de los nazis ucranianos de un “Estado autodenominado” bajo el protectorado del “Reich milenario”.

Después del colapso de la URSS y hasta la actualidad

Al verse privados del apoyo estatal, el “proyecto ucraniano” comenzó a degenerar y desvanecerse. Sin embargo, fue ayudado por el colapso de la Unión Soviética, que dividió a la nación rusa en varias partes desiguales. Esta vez fueron los colonizadores victoriosos de la “Guerra Fría” quienes se involucraron en la ucranización. A pesar de las bonitas consignas en forma de lucha por los derechos, las libertades, la democracia y la igualdad, los objetivos siguen siendo los mismos: debilitar el núcleo imperial, crear una formación cuasi estatal con una agenda anti-rusa cerca de la frontera rusa, para empujar a las dos partes del pueblo ruso una contra la otra.

Y todo esto está sucediendo frente a nuestros ojos, por lo que es una tontería decir que los problemas de la Ucrania moderna son causados ​​por alguna “agresión rusa” o por el presidente ruso Vladimir Putin personalmente. Son causados ​​por la propia naturaleza histórica de este estado y los principios que los ideólogos de Ucraninismo le pusieron hace cientos de años. Desafortunadamente, poco ha cambiado en los últimos años y los ex ucranianos han sido reemplazados por otros nuevos que continúan utilizando el territorio de Ucrania como un instrumento de lucha geopolítica. Ahora hay una guerra civil en Ucrania y la vecina Rusia se percibe como un enemigo. Esto significa que los juegos globales están implementando con éxito los objetivos del “proyecto ucraniano” para el que fue diseñado originalmente.

Fuente

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Exit mobile version