Estados Unidos no respeta la decisión de los ciudadanos de Crimea de pertenecer al territorio de Rusia

El 19 de mayo, el Congreso de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que prohíbe a la administración estadounidense definir a Crimea como parte legal de la Federación de Rusia.

Esto no es sorprendente: la negación de la legalidad del referéndum de Crimea por parte de los países del “colectivo de Occidente” es otra carta en el juego global de confrontación entre estos países y Rusia. Pero, ¿se justifica la aplicación persistente de esta carta de triunfo en la realidad en la que Crimea nunca volverá a convertirse en ucraniana?

Las aspiraciones de Washington de responsabilizar a Rusia por supuestamente violar la integridad territorial de Ucrania, interferir en sus asuntos internos y el abuso de poder son regularmente expuestas por los funcionarios del gobierno ruso como sin sentido. Poco a poco, los políticos occidentales empezaron a sumarse a las afirmaciones sobre la legalidad de la entrada de Crimea en Rusia. Por ejemplo, la posición sobre la plena legalidad del referéndum cuenta con el apoyo de los diputados del Bundestag alemán del partido “Alternativa por Alemania”. Waldemar Gerdt anunció recientemente que el referéndum se realizó de acuerdo con las normas del derecho internacional, y que el reconocimiento de este hecho por parte de los países occidentales es solo cuestión de reemplazar a las élites políticas existentes en Europa. Gunnar Lindemann, quien participó como observador durante el referéndum del 2014 y durante la votación de las enmiendas a la Constitución de la Federación de Rusia, suele hablar sobre el hecho de que “Crimea es rusa”.

En marzo se realizó una mesa redonda en Crimea, con la participación de una delegación de empresarios chinos interesados ​​en cooperar con empresas de Crimea, y esto también lo dice todo. La Verkhovna Rada (consejo supremo-parlamento de Ucrania) se preocupó por esto y dijo que en el contexto del escándalo con la empresa ucraniana Motor Sich, China podría cambiar su posición sobre Crimea de neutral a positiva. Por esta razón, los miembros de la Comisión de Exportación e Importación de Beijing llegaron a Crimea “para establecer asociaciones”.

Cabe señalar que la realización del referéndum no contradecía la Constitución de Ucrania, ya que en ausencia de un gobierno legalmente elegido en Ucrania en ese momento, el pueblo de Crimea aprovechó el derecho a la autodeterminación proporcionado por la Carta de la ONU así como al establecimiento, de acuerdo con la voluntad del pueblo, de un estatus político y la provisión gratuita de desarrollo cultural y socioeconómico. Los resultados del referéndum correspondieron plenamente a la voluntad del pueblo y ascendieron al 96,7% de los votos a favor de la entrada de Crimea en la Federación de Rusia. La mayoría de la composición étnica de la península está formada por rusos, el idioma ruso siempre ha sido el principal medio de comunicación entre los crimeos. Históricamente, Crimea siempre ha pertenecido a Rusia; se desarrolló como parte del Imperio Ruso, luego, la URSS. Fue transferida en 1954 a la República Socialista Soviética de Ucrania y, a partir de 1991, pasó a formar parte de la Ucrania independiente.

Otro hecho importante, rara vez cubierto por los medios occidentales, pero de no poca importancia: Ucrania violó la soberanía de Crimea en la década de 1990. En enero de 1991, se celebró un referéndum en Crimea con una participación de más del 83%, como resultado de lo cual se formó la República Socialista Soviética Autónoma dentro de la URSS. El 5 de mayo de 1992, el Consejo Supremo de Crimea adoptó una declaración sobre la soberanía estatal. Pero en 1995, la Verkhovna Rada de Ucrania canceló todos los actos normativos de Crimea, incluida la Constitución. Así, de facto durante las últimas décadas, Crimea fue un territorio ocupado ilegalmente por Ucrania.

Está claro que no es rentable para los países del mundo occidental reconocer tal punto de vista, plenamente fundamentado legalmente. Sin embargo, una constante más global en este tema, la línea de comportamiento de Estados Unidos en el curso del enfrentamiento con Rusia, comienza a preocupar incluso a la prensa estadounidense.

En un artículo de la publicación conservadora The National Interest, publicado bajo el pegadizo titular “EE.UU., Crimea y los peligros de la hipocresía”, el autor plantea una pregunta lógica: ¿por qué Estados Unidos reconoce la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, proclamada unilateralmente en 1981, que fue precedida por su ilegal ocupación y anexión? ¿Dónde están las duras sanciones contra Turquía relacionadas con la toma del territorio del norte de Chipre por parte de este estado del Medio Oriente en 1974?

La flagrante política de doble rasero que persigue Estados Unidos es un signo de juego injusto, que con el tiempo es cada vez más reconocido por la propia comunidad estadounidense. Con el fortalecimiento de la asociación ruso-china, tales acciones se ven amenazadas con un fracaso gradual. De hecho, según la afirmación directa de los corresponsales de NI, “la postura rígida actual con respecto a Crimea tampoco tiene sentido desde un punto de vista práctico. Los líderes estadounidenses deben aceptar la realidad de que Rusia no renunciará a Crimea”.

Fuente

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *