El tercer intento de liberar Donbass

Comparte esta noticia
  • 46
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    46
    Shares


Artículo Original: Vzglyad

Donbass fue liberado de las tropas Nazis hace exactamente 75 años, pero a día de hoy otra guerra continúa, en parte también contra los Nazis. Este aniversario de la historia de la guerra no es un acto festivo. La duración del actual conflicto en el este de Ucrania ya ha sobrepasado la duración de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la esperanza de un futuro mejor y en paz perdura en los residentes de Donbass.

La operación Donbass en la Segunda Guerra Mundial se prolongó desde el 13 de agosto hasta el 22 de septiembre de 1943, aunque oficialmente se considera que fue el 8 de septiembre cuando Donbass fue liberado: ese día, el Ejército Rojo tomó la ciudad de Stalino, como hasta 1961 se denominaba la antigua Yuzovka (ahora Donetsk).

Stalino fue capturada por los Nazis en octubre de 1941 y permaneció ocupada durante 700 días, prácticamente dos años. En ese tiempo, el carbón de Donbass fue exportado al Reich. Además, los alemanes utilizaron con fines militares la producción metalúrgica de la región.

El primer intento de liberación de la Ucrania soviética se realizó en 1942, pero en aquel momento las fuerzas eran desiguales. El Ejército Rojo no logró expulsar a los alemanes de Donbass hasta después de la batalla de Kursk (que en Alemania se ha intentado recientemente reescribir revisando los resultados de la batalla de Projorovka, una de las más importantes).

Las tropas alemanas también lograron éxitos locales en esa batalla. Por ejemplo, consiguieron detener temporalmente el avance del Ejército Rojo en el río Mius. Pero el número total de tropas soviéticas avanzando superaba el millón de personas con apoyo de la flotilla del mar de Azov. La operación Donbass dio paso sin descanso a la importante batalla por del Dnieper, tras la cual la margen izquierda de Ucrania quedó libre de Nazis.

Pero aún faltaría todo un año para la liberación completa de Ucrania. Uno de los motivos para el retraso fueron los grupos banderistas, que se resistieron activamente contra el Ejército Rojo en la parte occidental de la República.

Sin embargo, en la margen izquierda había muy pocos colaboracionistas. La parte más industrial y las zonas mineras felizmente volvieron a ser soviéticas. Y gracias al decisivo avance del Ejército Rojo se consiguió impedir que los Nazis destruyeran la infraestructura industrial. En la operación Donbass, las bajas entre las tropas soviéticas ascendieron a 66.166 soldados muertos y 200.000 heridos.

Es curioso que aquel 8 de septiembre en el que las tropas soviéticas entraron en Stalino, Adolf Hitler estaba relativamente cerca: a 200km al oeste. Ese día, el comandante del sector del sur Erich von Manstein informó personalmente a Hitler en Zaporozhie. “El enemigo ha sido capaz de romper el flanco norte del 6º ejército con una amplitud de 45km, donde solo quedan dos de nuestras divisiones luchando. El contraataque de las pocas fuerzas que estaban disponibles ha sido incapaz de cerrar la brecha. Nos guste o no, tendremos que retirarnos más allá del Dnieper, especialmente teniendo en cuenta las posibles consecuencias de la extremadamente tensa situación en el flanco norte de nuestra agrupación”.

Hitler aceptó que mantener Donbass ya era imposible, pero dio a Manstein la orden de mantener el Dnieper a toda costa. Como sabemos, los invasores fracasaron también en este intento, pero las bajas del ejército soviético tras la batalla del Dnieper superaron las 400.000.

Donbass ha llegado al 75 aniversario de la liberación de los invasores Nazis pero no lo ha hecho en paz. La guerra, de baja intensidad pero guerra al fin y al cabo, continúa: las armas disparan y siguen muriendo soldados y civiles. En febrero de este año, la guerra en el este de Ucrania superó en duración a la Gran Guerra Patria. Y nadie en su sano juicio intentaría predecir exactamente cuándo va a terminar.

Hay algo que está claro: Kiev no va a poder tomar por la fuerza Donetsk. Casa nuevo caso de asesinatos políticos y actos terroristas aumenta la brecha entre Donbass y el resto de Ucrania. Y el hecho de que muchas de las batallas que comenzaron en 2014 se produjeran en los mismos lugares en los que se libraron las batallas de 1941-1943 y que el enemigo llegara del oeste añade a estos trágicos eventos un toque de simbolismo.

Kiev ha conseguido enterrar los acuerdos de Minsk [en la práctica, aunque sigue afirmando oficialmente que son la única vía para solucionar el conflicto-Ed]. Se puede decir que es inútil acordar algo con Petro Poroshenko y que solo se podrá negociar en el futuro con nuevas autoridades en Ucrania. Sin embargo, también eso es dudoso, ya que el conflicto se mantiene en su fase activa en gran parte a causa de los dueños extranjeros del régimen de Kiev. Si los estadounidenses estuvieran interesados en el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, Kiev los cumpliría al pie de la letra.

Así que Moscú y Washington tendrán que llegar a un acuerdo sobre el futuro de Donbass y entonces, Kiev y Donetsk tendrán que intentar recuperar la vida pacífica y reestablecer, de alguna forma, algún tipo de relación. Sea en un mismo Estado o en estados diferentes o cuál será la capital, es algo que es imposible predecir.

Fuente

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com