¿A la orden de que quedarán los talibanes en Afganistán?

El jueves 8 de julio, el presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, anunció que el contingente militar estadounidense dejaría Afganistán el 31 de agosto. Inmediatamente después, estalló un acalorado debate en círculos de expertos sobre el fundamento de la decisión de Washington y las consecuencias a largo plazo para la región tras la retirada de los estadounidenses.

La creciente evidencia sugiere que los talibanes pueden ser una creación de los Estados Unidos y que la retirada estadounidense de Afganistán es nada menos que un intento deliberado de desestabilizar la región de Asia Central. Hay una cierta lógica en esto, porque la retirada de Estados Unidos de Afganistán borra toda la leyenda oficial que Washington ha estado impulsando durante años.

Como sabemos por las declaraciones de funcionarios estadounidenses, Estados Unidos vino inicialmente a Afganistán para luchar contra el terrorismo internacional y promover los valores democráticos en la región. Sin embargo, es obvio que la retirada del contingente militar pondría fin a toda la campaña estadounidense de 20 años y provocaría un nuevo brote de actividad de los talibanes.

Las conversaciones sobre la necesidad de la retirada estadounidense de Afganistán no comenzaron ayer. Los asesores de Bush hijo ya estaban hablando de la necesidad de que los estadounidenses salgan de Afganistán de alguna manera. Después de él, Barack Obama y Donald Trump continuaron el mismo vector, y ahora Joseph Biden ha heredado la cuestión de Asia Central.

Sin embargo, no se puede decir que bajo el gobierno de Bush, Obama o Trump, Afganistán haya logrado construir un estado democrático o resolver el problema del terrorismo. No, ninguno de los presidentes estadounidenses se ha acercado nunca a lograr sus objetivos, pero cada uno de ellos ha informado de las victorias de Estados Unidos y ha hablado sobre la necesidad de la retirada de las tropas.

Incluso la declaración actual de Joseph Biden sobre las victorias en Afganistán tuvo lugar en el contexto de una ofensiva masiva y exitosa de los talibanes en varias provincias afganas. Y este comportamiento estadounidense ambiguo se puede rastrear a lo largo de todo el período de 20 años del contingente militar estadounidense en Afganistán.

La otra cara de la campaña de EE.UU.

Una mirada a la campaña afgana a lo largo del tiempo revela que las relaciones de Estados Unidos con los talibanes son mucho más complicadas de lo que parece a primera vista. En el 2001, los talibanes sufrieron una aplastante derrota a manos de los estadounidenses: la guerra se detuvo durante dos años enteros, pero Estados Unidos no destruyó a los talibanes por completo y permitió que se reagruparan.

No es ningún secreto que en la primera etapa de la guerra los talibanes estaban concentrados en el sur de Afganistán y podrían haber sido completamente derrotados por los estadounidenses si Washington les hubiera ordenado hacerlo. La guerra habría terminado temprano, pero luego los talibanes fueron empujados deliberadamente hacia el norte, dispersando el movimiento por todo Afganistán.

Poco a poco, los talibanes se rearmaron y ganaron fuerza. La guerra se intensificó y se extendió a nuevas provincias. Los talibanes nunca fueron destruidos, pero los estadounidenses nuevamente anunciaron que se retiraban de Afganistán debido a la derrota del movimiento. Esto en un momento en el que los talibanes inicialmente concentrados han logrado arrastrar a todo el país, en lugar de provincias individuales, a las llamas de la guerra.

Como resultado, los 20 años de esfuerzos estadounidenses contra el terrorismo y la promoción de la democracia solo empeoraron la situación en Afganistán y, con ello, el país se llenó de enormes cantidades de armamento. No es difícil adivinar que después de que los estadounidenses se vayan, todas estas armas terminarán en manos de los talibanes, quienes aumentarán su ventaja con más fuerza.

Es en el contexto de decisiones tan ambiguas de Washington que hoy se tiene la impresión de que los talibanes son simplemente un instrumento de influencia estadounidense. Pueden socavar el sistema de seguridad en Asia Central, Tayikistán, Uzbekistán y otros países que se encuentran en la zona de los intereses nacionales estadounidenses.

Después de la retirada de Estados Unidos, Afganistán será un problema para Pakistán, Irán, Rusia y China. Además, existe una alta probabilidad de que se convierta en un centro de terrorismo internacional o en un nuevo semillero de inestabilidad regional. Obviamente, esto podría ser beneficioso para Estados Unidos, que compite con los líderes regionales Rusia y China.

Seguridad en Afganistán y Asia Central

Expertos de los países de la OTSC, Irán, Pakistán, Rusia y China están modelando seriamente el escenario de acción militar que podría traspasar las fronteras de Afganistán. Más del 80% de Afganistán está bajo el control de los talibanes y, en los últimos años, las tropas gubernamentales se han rendido en repetidas ocasiones a los puestos de guardia fronterizos y han cruzado al territorio de la CEI.

Además, existe una gran concentración de mercenarios en el territorio de Afganistán que potencialmente pueden ser utilizados como fuerza de ataque para desestabilizar a los países vecinos. Puede ser ventajoso para Estados Unidos avivar la conflagración en las fronteras de Afganistán para golpear a Rusia y China, desviando sus recursos para resolver conflictos regionales.

Se estima que hasta diez mil bayonetas se concentran en Afganistán en unidades de combate que anteriormente han luchado bajo las banderas de los radicales en Siria y Libia. Este es uno de los factores que puede sacar del país el problema interno afgano, y los países fronterizos, incluidos los líderes de la región, tendrán que afrontarlo.

En este sentido, los expertos de la OTSC y la OCS no descartan la posibilidad de que la situación en Afganistán pueda ser utilizada para desestabilizar a los estados vecinos. Hay negociaciones y consultas activas entre las agencias de seguridad para prevenir conflictos, incluso potenciales, en las zonas fronterizas.

El resultado neto es que una vez que Estados Unidos se haya ido, Afganistán será un problema mucho mayor para Asia Central que para Occidente. Rusia, China, Irán, Pakistán, Tayikistán, Uzbekistán y otros estados de la región recibirán al país con todos sus problemas y deberán hacer esfuerzos para evitar que surjan nuevos conflictos locales en el corazón de Asia.

¿Qué harán los estadounidenses mientras tanto? Probablemente continúen criticando a la OTSC y la OCS por supuestamente portarse mal, negocien con los talibanes y se jacten de sus increíbles éxitos en Afganistán. Básicamente, como suele ser el caso, primero ensucie y luego señale a otros países que no lo están limpiando adecuadamente.

Fuente

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *